FERNANDO II (Rey de Bohemia, 1617)(I de Hungría, 1621-1637)(II Emperador del SIRG, 1619-1637)

Total de piezas: 27

MATÍAS, de la casa de los Habsburgo, emperador del SIRG, no tiene heredero directo.


MATÍAS, de la casa de los Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, no tiene heredero directo, debido a lo cual se hace necesario buscar el candidato adecuado que, en su momento, pueda sustituirle en las Coronas de Austria, Bohemia y Hungría y en la dignidad imperial. Estudiados los posibles candidatos, la familia Habsburgo decide finalmente prestar todo el apoyo al joven archiduque FERNANDO de Habsburgo, que es hijo de FERNANDO un hermano de Maximiliano. FERNANDO de Habsburgo es un católico intransigente, de austera piedad, por ello, hay gran inquietud entre los protestantes de las diversas coronas. Se ha educado en la Universidad de Ingolstad regida por los jesuitas y es un católico refractario al compromiso y estrecho de miras que ya veinte años antes ha mostrado su celo por la religión romana como soberano de Estiria. No cabe esperanza alguna de que se muestre tolerante con lo que la suerte de sus súbditos se verá comprometida. Ese acuerdo, es conocido como «Tratado de Graz».

El archiduque FERNANDO es nombrado rey de Bohemia, donde la confusión religiosa es enorme.


En la fecha, el archiduque FERNANDO es nombrado rey de Bohemia (1617), donde la confusión religiosa es enorme. En un gesto de tolerancia reconoce la validez y vigencia de la «Carta de Majestad», estatuto religioso por el que se establece la libertad de conciencia y una amplia libertad de cultos. Pero pronto surgen discrepancias en la interpretación de algunas de sus cláusulas. Su gobierno, ordena la destrucción de los recién construidos templos protestantes de Hroby y Broumov debido a que estas ciudades pertenecen a prelados católicos. Además, de modo desafiante, establece una censura sobre la literatura impresa, prohíbe la utilización de fondos católicos para pagar a los ministros protestantes y se niega a admitir a no católicos en cargos públicos. Los antecedentes hacen prever que más tarde o más temprano van a surgir problemas en los países de la Corona de Bohemia, donde la confusión religiosa es enorme: frente a una minoría católica, hay utraquistas, hermanos moravos, luteranos y calvinistas.

Los rebeldes han elegido un buen momento para provocar el levantamiento inicial de Praga.


Los rebeldes han elegido un buen momento para provocar el levantamiento inicial de Praga (Bohemia). La ciudad se encuentra falta de grandes autoridades ya que, cuando se produce la defenestración, FERNANDO -rey de Bohemia- se encuentra en Hungría, MATÍAS -el emperador- ha pasado el invierno y la primavera en Viena y en esta última ciudad también se encuentra el influyente conde de Oñate. Por otra parte, los rebeldes protestantes checos no están solos. Al contrario, llevan años manteniendo contactos con sus correligionarios del resto de Europa, en especial con Bethlen Gabor, príncipe calvinista de Transilvania y vasallo del sultán otomano, y con FEDERICO V del Palatinado. A su vez, el elector palatino, cuya capital, Heidelberg, se ha erigido en el centro de ebullición del inconformismo político-religioso del Imperio, está perfectamente relacionado: acaba de llegar a un acuerdo con los hugonotes franceses y es sobrino del holandés Mauricio de Nassau y yerno de JACOBO I de Inglaterra.

Tras el levantamiento de Praga, el enfermo emperador MATÍAS se siente abrumado por los hechos.


Tras el levantamiento de Praga, el enfermo emperador MATÍAS se siente abrumado por los hechos que se están produciendo en el seno de las posesiones Habsburgo, no atreviéndose a adoptar medidas drásticas que luego hagan imposible un compromiso con los rebeldes. No obstante, Oñate pronto consigue convencer al emperador de que no hay posibilidad de arreglo pacífico y de que lo mejor es preparar rápidamente una acción armada, antes de que los insurrectos organicen su defensa, salvaguardando así Bohemia para el archiduque FERNANDO.

El Sacro Imperio Romano-Germánico, dividido en multitud de pequeños Estados, soberanos de hecho.


El Sacro Imperio Romano-Germánico, está dividido en multitud de pequeños Estados, soberanos de hecho, que constituyen tres Colegios. El primero, encargado de elegir al futuro emperador, lo forman los siete Electores (los tres príncipes, arzobispos de Tréveris, Maguncia y Colonia, el rey de Bohemia, el conde del Palatinado, el duque de Sajonia y el margrave de Brandeburgo). El segundo, agrupa unos 300 principados laicos y eclesiásticos (como el ducado de Baviera o el obispado de Lieja). El tercero, por último, comprende unas 50 ciudades libres, algunas tan importantes como Hamburgo o Augsburgo. El emperador tiene la facultad de convocar la llamada «Dieta», que se forma por representantes de los tres Colegios, la cual posee facultades para tomar decisiones relativas al conjunto del Imperio. En la fecha, los Electores imperiales reunidos en Frankfurt eligen nuevo emperador del SIRG, optando por el archiduque FERNANDO que gobernará bajo el nombre de FERNANDO II (1619-1637).

FERNANDO II nuevo emperador del SIRG, encarga el gobierno del Tirol a su hermano LEOPOLDO


FERNANDO II -nieto de Fernando I- nuevo emperador del SIR, encarga el gobierno del Tirol a su hermano LEOPOLDO (1619-1632). LEOPOLDO, renuncia a sus cargos eclesiásticos, ya que era obispo de Passau y de Estrasburgo. Se le conoce como LEOPOLDO V de Habsburgo, archiduque de Austria-Tirol. LEOPOLDO V se casará con CLAUDIA de Médicis.

Esta pieza también aparece en ... SACRO IMPERIO ROMANO GERMÁNICO (SIRG) -I Reich- (962-1806) • TIROL

FERNANDO II, emperador del SIRG, solicita ayuda a la monarquía hispana y a Maximiliano de Baviera.


FERNANDO II, emperador del SIRG, solicita ayuda a la monarquía hispana y a Maximiliano de Baviera, ya que decide poner fin de una vez por todas a la rebelión de Bohemia.

La monarquía hispánica concentra sus recursos militares y financieros en Flandes


La monarquía hispánica concentra sus recursos militares y financieros en Flandes, desde donde puede amenazar París, Amsterdam, los principados protestantes alemanes y las rutas marítimas inglesas. Además, esto aligera la posible presión que estos enemigos pueden ejercer sobre otros territorios de la monarquía, como el Franco Condado, el Milanesado, el Mediterráneo occidental o la misma Península Ibérica. En esta guerra, la monarquía defiende sus posesiones en los Países Bajos y en Italia manteniendo abierto el llamado «camino español» (camino que une por vía terrestre las posesiones hispánicas del norte de Italia y de Flandes atravesando los Alpes y resiguiendo la cabecera del Danubio y el valle del Rin) para evitar el aislamiento de los Países Bajos. Por esta razón, en la fecha, las tropas comandadas por el duque de Feria ocupan la Valtellina, un valle alpino fundamental para comunicar el norte de Italia y el sur de Alemania (Milán y el Tirol).