INOCENCIO III (Papa)(1198-1216)

Total de piezas: 53

INOCENCIO III declara que caso de una elección del rey de Alemania discutida, el Papa es el que decide.


Al ver que los príncipes alemanes no llegan a un acuerdo en su elección del nuevo rey de Alemania, el papa INOCENCIO III, apoyándose en el «Dictatus Papae» de Gregorio VII, declara en 1200 que en caso de una elección doble y discutida, corresponde al Papa decidir quién debe ser el rey de Alemania y, por consiguiente, el futuro emperador. Y es que Convertirse en emperador requiere acceder previamente al título de rey de los alemanes (Deutscher König). Desde tiempos inmemoriales, los reyes alemanes han sido designados por elección. Al principio eran elegidos entre los líderes de las cinco tribus más importantes: francos, sajones, bávaros, suabos y turingios, Posteriormente entre los duques laicos y religiosos del reino, reduciéndose finalmente a los llamados Kurfürsten (príncipes electores). Finalmente, el colegio de electores quedará establecido mediante la Bula de Oro de 1356. Inicialmente habrán siete electores, pero su número irá variando ligeramente a través de los siglos.

Porque Felipe II Augusto ha repudiado a su esposa, INOCENCIO III pone en entredicho a toda Francia.


Debido al concubinato público de FELIPE II Augusto que ha repudiado a su esposa Ingeborg, el Papa INOCENCIO III pone en entredicho, en la fecha, a toda Francia. Esto obliga al rey a prometer reconocer a su esposa, pero sólo lo llevará a cumplimiento en 1201 después de haber muerto su concubina, Ines de Merano.

El papa INOCENCIO III se declara a favor de OTON de la familia Welf el cual se somete a su obediencia.


En la primavera del año 1201, el papa INOCENCIO III se declara a favor de OTON de la familia Welf el cual se somete enteramente a su obediencia. OTÓN es «güelfo» y por tanto, apoya en principio la autoridad del Papa. FELIPE de Suabia, será excomulgado por persistir en su actitud de querer ser rey de Alemania.

Se inicia la Cuarta Cruzada a Tierra Santa (1202-1204) decretada por INOCENCIO III.


Se inicia la Cuarta Cruzada a Tierra Santa (1202-1204) decretada por INOCENCIO III. Habiéndose negado a participar en ella el rey de Francia, FELIPE II Augusto, y OTON de Brunswick, el papa se ve obligado a confiar el transporte de las tropas a los inescrupulosos comerciantes venecianos. Se ha determinado que la expedición siga el derrotero marítimo, y la ciudad de Venecia se ha comprometido a pertrechar las naves, mediante una fuerte compensación monetaria. La Cuarta Cruzada está encabezada por BONIFACIO, marqués de Monferrat y BALDUINO de Flandes.

Cuando los sucesos en que se ve envuelta la Cuarta Cruzada, llegan al conocimiento de INOCENCIO III éste excomulga a Enrique DANDOLO.


Cuando los sucesos en que se ve envuelta la Cuarta Cruzada, llegan al conocimiento de INOCENCIO III éste se indigna vivamente y lanza la excomunión contra Enrique DANDOLO, pero… para no abortar la Cruzada, INOCENCIO III calla ante estos repudiables hechos.

INOCENCIO III decide introducir en la Iglesia Católica inquisidores dependientes de los obispos.


Pasados cinco años de su ascenso al solio pontificio, INOCENCIO III, que ha endurecido su postura inicial y que ahora afirma que los herejes cátaros resultan ser más peligrosos que los sarracenos, cree llegado el momento de introducir en la Iglesia Católica inquisidores dependientes de los obispos, que tengan el derecho de perseguir a los sectarios.

Legados apostólicos para el problema de los cátaros: ALMERIC abad del Císter y al monje PEDRO de Castellnou.


En consecuencia con el endurecimiento de su postura inicial, INOCENCIO III nombra como legados apostólicos para el problema de los cátaros, a Arnaut ALMERIC abad del Císter y al monje PEDRO de Castellnou. Los obispos suscitan diversas dificultades ya que la misión, encargada a los monjes cistercienses, les desagrada totalmente, pues la consideran una usurpación de sus funciones.

Sentencia de nulidad del matrimonio efectuado entre ALFONSO IX rey de León y BERENGUELA.


El papa INOCENCIO III dicta sentencia de nulidad del matrimonio efectuado entre ALFONSO IX rey de León y BERENGUELA (1197), mediante bula de esta fecha, calificándola de «incestuosa unión» a la par que se declara a los cinco hijos nacidos -Leonor, Constanza, Fernando, Alfonso y Berenguela- excluidos de derecho a la sucesión del trono paterno.

Rotunda prohibición del Papa INOCENCIO III ante el matrimonio de ALFONSO IX de León y BERENGUELA.


La situación matrimonial de ALFONSO IX de León y BERENGUELA se hace cada vez más insostenible por la rotunda prohibición del Papa INOCENCIO III que además ha excomulgado a los reyes hasta la disolución de su matrimonio. Por ello se reúne un Concilio en Salamanca para tratar sobre el tema. Los reyes, finalmente, deciden cumplir las órdenes del papa y a dar por finalizado su matrimonio, del que han nacido ya cinco hijos. BERENGUELA se marcha a Castilla y es absuelta de la excomunión que pesa sobre ella y algunos meses después también será absuelto el rey.

PEDRO II de Aragón embarca rumbo a Roma con la voluntad de ser coronado rey por el papa INOCENCIO III.


Coronación de PEDRO II de Aragón. Poco después de sus capitulaciones matrimoniales con MARIA de Montpellier, PEDRO II de Aragón embarca rumbo a Roma con la voluntad de ser coronado rey por el papa INOCENCIO III y reafirmar solemnemente el vasallaje de Aragón a la Santa Sede. Para conseguirlo promete pagar un tributo anual de 250 mazmudines y renunciar al derecho de nombramiento de obispos y abades. La recepción y la coronación tienen lugar en la fecha. Los primeros condes de Barcelona, también habían manifestado su subordinación al papa de Roma, pero lo hicieron para librarse de otros patronazgos más cercanos. PEDRO II parece que actúa por voluntad de promover una cruzada contra los almohades de Mallorca y también por propia vanidad. Su viaje no es bien visto en Catalunya. Al mismo tiempo, INOCENCIO III autoriza a que, en lo sucesivo, los reyes de Aragón sean ungidos y coronados en La Seo de Zaragoza por el arzobispo de Tarragona.