PEDRO II el Católico (Rey de Aragón y Conde de Barcelona)(1196-1213)

Total de piezas: 37

PEDRO II el Católico, rey de AragónPedro II de Aragón, el Católico, rey de Aragón, conde de Barcelona y señor de Montpellier. Hijo de Alfonso II el Casto de Aragón y Sancha de Castilla.

(Véase genealogía de Pedro II el Católico, rey de Aragón)

La batalla que tiene lugar en las Navas es terrible y “Miramamolín” acaba huyendo.


La batalla que tiene lugar en las Navas es terrible y “Miramamolín” -a pesar de su mayor número de contingentes- huye dejando infinidad de cadáveres. Se habla de 60.000 moros muertos o hechos prisioneros. Después de la gran batalla, en el mismo campo se entona un Tedeum por el Arzobispo de Toledo con el ejército castellano congregado en torno a él, mientras navarros, aragoneses y catalanes persiguen a los musulmanes en fuga. La Iglesia conmemorará tan gloriosa victoria con la fiesta llamada Triunfo de la Santa Cruz (16 de julio). Bernat Desclot, al mencionar la batalla de las Navas de Tolosa señalará, en su Crónica, que en dicho combate han intervenido “los tres reyes de España, de los cuales uno fue el rey de Aragón”.

La madre de todas las batallas se riñe el 16 de julio de 1212 en las Navas de Tolosa.


La madre de todas las batallas se riñe el 16 de julio de 1212 en las Navas de Tolosa, un terreno despejado entre los montes de sierra Morena, -a unos cientos de metros de la actual autopista de Andalucía a su paso por Santa Elena, provincia de Jaén-. Está muy bien localizado el campo de batalla porque aun hoy afloran restos de armas, particularmente puntas de flecha almohades. Y eso que los campesinos de la comarca las recogieron durante siglos para fabricar con ellas sus aperos de labranza.

La Batalla de las Navas de Tolosa es considerada cruzada.


La Batalla de las Navas de Tolosa es considerada cruzada, por lo que el que muere en ella ingresa directamente en el reino de los cielos. Este motivo y quizá otros menos píos como el ansia de botín y de mujeres, ha atraído algunos contingentes de caballeros y peones europeos, pero casi todos se retiran antes de la batalla disconformes con la manera de conducir las operaciones de los españoles. No comprenden que se respeten las juderías y las morerías de las ciudades por las que van pasando ni que los reyes españoles protejan a sus súbditos judíos y moros. Aunque seguramente no lo hacen sólo por humanidad, claro, sino por los saneados impuestos que obtienen de ellos.

PEDRO II de Aragón trata de convencer al papa INOCENCIO III para parar la guerra. No consigue nada en absoluto.


PEDRO II de Aragón, reconocido como soberano de todo el Languedoc, contempla con alarma cómo en la guerra contra los albigenses SIMÓN de Monfort cede a los franceses las tierras de Occitania. Pero aunque está abiertamente a favor de su cuñado, RAMON VI, conde de Tolosa, trata de convencer al papa INOCENCIO III para que inicie conversaciones con representantes de uno y otro bando con vistas a parar la guerra. También intenta hacer comprender al papa el peligro que comporta la extrema avidez conquistadora de SIMÓN de Monfort. No consigue nada en absoluto. Todo lo contrario, el papa, considerando que el conde de Tolosa es condescendiente con los herejes, da orden a los cruzados de que no hagan tratos con él si no entrega su castillo.

INOCENCIO III se muestra firme e inflexible contra PEDRO II de Aragón y FELIPE II Augusto de Francia.


INOCENCIO III se muestra firme e inflexible, aun sacrificando intereses políticos, contra PEDRO II de Aragón y FELIPE II Augusto de Francia, que pretenden que el papa anule sus respectivos matrimonios.

JAIME I el Conquistador, ha cumplido ya cinco años de edad. Es nombrado heredero de la corona.


JAIME I el Conquistador, ha cumplido ya cinco años de edad. Es -en la fecha- nombrado heredero de la corona (1213-1276) y sucesor de su padre PEDRO II de Aragón. Los dominios de la Corona de Aragón comprenden en aquel momento: el reino de Aragón, el Condado de Barcelona y el señorío de Montpellier.

PEDRO II de Aragón el Católico se dirige a Tolosa donde los cruzados tienen sitiado a su cuñado RAMON VI.


PEDRO II de Aragón el Católico se dirige a Tolosa donde los cruzados tienen sitiado a su cuñado RAMON VI. Con el ejército que le acompaña, PEDRO se interpone entre ambos bandos e intenta una negociación. Pero todo es inútil y, después del homenaje que le hacen los condes de Tolosa, Foix y Bearn, PEDRO debe declarar la guerra a los cruzados enfrentándose a SIMÓN de Monfort. La batalla decisiva se da -en la fecha- en Muret, a orillas del Garona, donde el rey PEDRO II de Aragón es derrotado y muerto. (Fué sepultado en el monasterio de Sijena al lado de su madre Doña Sancha). JAIME I el Conquistador, hijo de PEDRO II de Aragón, dirá de su padre que es “home molt donat a fembres”. En efecto, ha pasado la noche en compañía de una mujer y ha quedado tan exhausto que en la misa que se celebra antes de la batalla, al llegar al Evangelio, no puede tenerse de pie y tiene que sentarse. No es de extrañar que en las primeras de cambio el rey cayera de su caballo y perdiera la vida a manos de los franceses.