ORDEN DE LOS CLUNIACENSES

Total de piezas: 22

OLIBA es elegido abad del monasterio de Ripoll. Renovará el espíritu monástico con la reforma cluniacense.


El abad OLIBA, en 1008, es elegido abad del monasterio de Ripoll. Aquel mismo año muere GAUSFREDO, abad de Cuxá desde 997, hermano del abad OLIBA. Caso insólito: Los monjes de Cuxá eligen también abad a OLIBA, quien simultaneará ambos cargos. Renovará el espíritu monástico introduciendo la reforma cluniacense, y dará un empujón importante a la arquitectura románica con sus numerosas fundaciones y consagraciones. También participará en la repoblación del Bages, la Segarra y la Anoia.

Sínodo de Pavía, presidido por el Papa BENEDICTO VIII que condena enérgicamente a los sacerdotes casados.


En el año de la fecha, BENEDICTO VIII viaja a Alemania donde asiste al sínodo de Pavía, donde se reafirma el celibato sacerdotal y se condena la simonía, decidiéndose severas penas para los clérigos que caigan en ella. BENEDICTO VIII es un reformador eclesiástico, según lo preconizado por Cluny y es quien incorporará definitivamente a la liturgia el Credo de Nicea. Además del papa BENEDICTO VIII, asisten al sínodo el rey de Francia, ROBERTO II el Piadoso (996 – 1031) y el emperador ENRIQUE II el Santo. El celibato sacerdotal, recomendado por S.PABLO, era ya obligatorio en tiempos de LEÓN I (440-461), pero con la corrupción de las costumbres, muchos sacerdotes se han casado o viven en concubinato. Se ordena que los hijos de tales relaciones sean reducidos a servudumbre.

La reforma cluniacense se introduce en España por el monje Paterno del monasterio de San Juan de la Peña.


Con la invasión musulmana en España, los monasterios empezaron un período de decadencia. En las regiones sometidas a los moros desaparecieron casi enteramente. En los reinos cristianos, a medida que avanzaba la reconquista, se multiplicaban los monasterios. Merecen destacarse: el de Sahagún, Cardeña, Arlanza, Silos, Leyre, San Juan de la Peña, Ripoll, San Juan de las Abadesas, Oña, etc. La reforma cluniacense fue introducida en España, en la fecha, por el monje Paterno del monasterio de San Juan de la Peña, que había pasado algún tiempo en Cluny. El mismo Paterno la introducirá en Oña. Poco a poco se irá introduciendo en los demás monasterios de la península. Sobresaldrá por su espíritu de observancia el monasterio de Sahagún, el Cluny español (donde se introduce la regla de Cluny en 1080).

Al unir el Reino de León a la corona pamplonesa, SANCHO III de Navarra toma el título Emperador.


Al unir el Reino de León a la corona pamplonesa (año 1034) SANCHO III de Navarra toma el título de «Imperator» (Emperador). Será un monarca que se abrirá a Europa y a la modernidad, después de siglos de aislamiento peninsular y permitirá la irrupción en la península de la orden renovadora de Cluny. En sus expansiones y relaciones políticas siempre tenderá más hacia Europa y en política doméstica, hacia las zonas vascoparlantes como Gascuña (por los lazos de parentesco cultural y étnico con los gascones), Álava y la Navarra Marítima (Bizkaia y Gipuzkoa), o Castilla, Aragón y noroeste de Catalunya vascoparlantes. De esta forma, SANCHO Garcés III el Mayor, consigue la unidad política de gran parte de la población vascoparlante y unir todos los territorios vascones previsigóticos dentro del Reino de Pamplona.

CLEMENTE II es el nuevo Papa. De inmediato, corona emperador a ENRIQUE III y a su esposa Inés.


CLEMENTE II -papa- (24.12.1046 – 9.10.1047). Es Suidgero, obispo alemán de Bamberg. Hombre de gran santidad. Nombrado por el emperador, único poder capaz de poner orden en una Iglesia desgarrada por las ambiciones y los odios de la nobleza romana, es aceptado por el clero y el pueblo romano. Toma el nombre de Clemente como prueba de que desea buscar su inspiración en el cristianismo primitivo. De inmediato, corona emperador a ENRIQUE III y a su esposa Inés. CLEMENTE II, contando con el total apoyo de ENRIQUE III, consagrará sus esfuerzos a erradicar la simonía de la Iglesia, así como a la reforma de las costumbres, según los postulados de Cluny. Con CLEMENTE II empieza una serie de papas alemanes todos amantes de la reforma de la Iglesia que prepararán el pontificado de Gregorio VII. El nombramiento de CLEMENTE revela, además, otro cambio: prácticamente hasta este momento, únicamente sacerdotes, diáconos o laicos son elegidos obispos de Roma, porque una antigua tradición estipula que los obispos no se muevan de su sede original a otra distinta. Pero Clemente es obispo de Bamberg.

La Iglesia necesita una reforma a fondo, y LEÓN IX la impulsa a través del movimiento cluniacense.


Lo que necesita la Iglesia es una reforma a fondo, y LEÓN IX la impulsará con energía llegando a deponer a varios obispos. El movimiento cluniacense, del que se nutre la Iglesia y que genera la mayoría de reformadores actuales, seguirá creciendo y floreciendo durante su reinado. En este tiempo sobresalen Raterio de Verona y Atón de Vercelli, que pueden ser considerados como los precursores de la reforma. Otro gran adversario de la simonía y del nicolaísmo de los sacerdotes es San Pedro Damiano, el cual exagera, sin duda, las sombras sobre el clero de su tiempo en el libro ofrecido a León IX en 1049: Liher Gomorrhianus. Por otra parte, LEÓN IX modificará el carácter del colegio cardenalicio aumentando el número de sus miembros y nombrando cardenales a algunos de sus consejeros. De ser ayudantes del Papa en el servicio divino, los cardenales pasan a ser colaboradores suyos en el gobierno de la Iglesia universal y electores de los Papas en el futuro.

ESTEBAN IX lanza una fuerte campaña contra la simonía y la relajación de costumbres entre los clérigos italianos.


El Papa ESTEBAN IX lanza una verdadera campaña contra la simonía y la relajación de costumbres entre los clérigos italianos. El pueblo asume como propia la campaña y algunos grupos llegan a castigar públicamente a los clérigos corruptos, por lo que el papa debe intervenir personalmente para evitar esos excesos. HILDEBRANDO, en viajes por el norte de Europa, extiende las ideas de la reforma cluniacense entre el clero más alejado de Roma.

ESTEBAN IX es el primer papa que es elegido solamente por eclesiásticos.


ESTEBAN IX -papa- (3.8.1057 – 29.3.1058). El vacío de poder que deja la muerte de Enrique III provoca que, a la muerte del papa Víctor II, se ignoren los derechos recogidos en la Constitutio Lotharii y en el Privilegium Othonis que reconocen que ningún papa será consagrado hasta que su elección haya sido aprobada por el emperador. En efecto, el clero romano aprovecha la oportunidad de que el nuevo emperador sólo tiene seis años, para elegir libremente al nuevo papa. FEDERICO de Lorena es Cardenal y abad de Monte Cassino cuando HILDEBRANDO sugiere su nombre a los electores que no dudan en elevarlo al solio. Tras haber sido dignamente elegido el nuevo papa, HILDEBRANDO, dando muestras de excepcional tacto, solicita la aprobación de la emperatriz regente INÉS que la concede. Primer cluniacense que accede al solio pontificio. Se rodea de un brillante grupo de colaboradores. Después de muchos años de ser elegidos los pontífices por el emperador, ESTEBAN IX es el primero que ocupa la silla de Pedro tras una elección puramente eclesiástica. Decide trasladar la sede papal a Monte Cassino.

El cardenal HUGO Cándido, monje de Cluny, sustituye en Aragón el oficio mozárabe por el romano.


En la fecha, el cardenal HUGO Cándido, monje de Cluny, que algunos años atrás no se ha atrevido a prohibir el Oficio mozárabe, cuando con esta comisión ha venido a España, lo sustituye por el romano, por primera vez en la Península, en Aragón, con aprobación del rey don SANCHO I RAMÍREZ de Aragón. Procede también, a la reforma de la estructura de la Iglesia de su reino a partir de la creación de la diócesis de Jaca y de los monasterios de San Juan de la Peña y de San Victorián de Sobrarbe. Con el tiempo, el monasterio de San Juan de la Peña se convertirá en una especie de símbolo de los orígenes de Aragón. Su fundación se rodeará interesadamente de misterio y en una crónica llamada precisamente de San Juan de la Peña se dice: «En este tiempo, un santo hombre llamado Juan, que era ermitaño, habitaba en una cueva debajo de una gran peña, en la cual construyó una iglesia en honor de Dios y de San Juan Bautista y aquí acabó sus días sirviendo devota y santamente a Dios.»

En Citeaux, el abad ROBERT y un grupo de 21 benedictinos abandonan su monasterio: cistercienses.


Las ingentes donaciones recibidas por los cluniacenses provocan la decadencia moral de la orden, por lo que se impone un retorno a la pureza original de la regla de S.BENITO. En Citeaux, abadía situada a 23 km al sur de Dijon (Francia) el abad ROBERT de Molesme y un grupo de 21 benedictinos abandonan, en la fecha, este opulento monasterio y se retiran al desierto de Citeaux para vivir con mayor rigor y pureza la regla de S. BENITO. Para ello, recurren a un mayor aislamiento, a normas más estrictas en lo relativo al silencio y a la dieta y a una insistencia en el trabajo manual que llega a convertir a los cistercienses en grandes colonizadores. Nace así una nueva orden -la Orden Cisterciense (la orden de los monjes blancos)- religiosa, organizada y consolidada de manera definitiva por los abades Alberico (1100-1109) y Esteban Harding (1109-1133).